Estamos a punto de entrar en un mundo en que los pagos entre personas se realizarán por móvil, las billeteras digitales reemplazarán a las de cuero y los códigos de programación supondrán el fin de las tarjetas físicas. ¿No  suena  creíble? No mucho si has nacido antes de los 80 y no trabajas en una fintech (empresa financiera tecnológica). Si es tu caso, pregunta a tus hijos si quieres saber dónde está el futuro próximo del pago electrónico. En este post, repasamos 5 tendencias clave que  ya están entre nosotros.

(Publicación elaborada con datos de la North America Consumer Payments Pulse Survey, realizada por Accenture a 1500 consumidores en EEUU y Canadá en 2017)

1-     La generación Z está aquí para quedarse, y cambiará el  pago electrónico

¿Po qué deberíamos preguntar a nuestros hijos? Básicamente, porque ellos ya viven en nuestro futuro. Los milennials (nacidos desde mediados de los 80 en adelante) están dispuestos a compartir credenciales de sus cuentas bancarias con terceros (fabricantes de Apps) ,a cambio de información útil y sugerencias de pagos más ventajosos. En concreto, un 61% de los miembros de esa generación. No solo eso, un 69%  de los centennials  o generación Z usa las Apps de la Banca móvil a diario, y un 68% está interesado en los pagos P2P (Persona a Persona). Comparemos estos datos con tan solo el 17% de los baby boomers que usan Apps de la banca. En el campo de  los medios de pago, las nuevas generaciones prefieren….

2-     las tarjetas más ventajosas

En 2017, los consumidores de EE.UU. y Canadá obtuvieron importantes recompensas (incentivos en forma de dinero, puntos,  o combustible) por  usar sus tarjetas. En concreto, por por valor de 15.000 millones de dólares. Un 76% de los consumidores espera alguna bonificación por usar su tarjeta y un 48% cambiaría su principal tarjeta para obtener más valor  en sus compras. Es decir, que la fidelidad a una entidad bancaria ha pasado  a la historia. Los consumidores del futuro irán con quien les ofrezca el sistema de  pago más ventajoso. Lo mismo que aplica a la hora de elegir un banco, con el auge de la banca por internet. Además, las tarjetas elegidas en el futuro probablemente no existan físicamente, porque avanzamos hacia…

3-     el pago electrónico sin tarjeta

Con el sistema EMV , obligatorio en Europa en 2011, se pretendía identificar  las tarjetas mediante un código de software que  genera un número diferente cada vez. Este sistema reemplazaba a la identificación mediante cadena de números fija y una firma.  Actualmente, el proceso de tokenización (la identificación de cada transacción con un código numérico  único, generado con un algoritmo) avanza a pasos de gigante. Con el sistema NFC (Near Field Communication, tecnología contactless  inalámbrica)  ni siquiera es necesaria la introducción  de la tarjeta en el terminal ni el código PIN. Lo que hace seguro este sistema es que el número primario de la cuenta (PAN) queda protegido bajo un cifrado algorítmico. Poco a poco, las credenciales serán cada vez más virtuales. La tokenización  y el avance de la criptomoneda acabará por terminar con las tarjetas físicas, en favor de…

Sistema de pago NFC

Sistema de pago NFC

4-    el móvil como sistema de pago electrónico

Un 64% de los consumidores planean utilizar un billetero digital en su móvil en 2020. Los consumidores cada vez demandan más Mobile Payments Apps que unifiquen todas sus cuentas. De  hecho, la banca está ya perdiendo esta carrera. Las  app propias de los bancos tienen una penetración del 28%, mientras que sistemas como Google Pay, Apple Cash y Samsung Pay llegan al 49%.  Estos sistemas solo necesitan que el dispositivo de cobro sea compatible y que permita NFC (contactless). Si los bancos no se mueven rápido para sacar App similares, perderán de hecho la carrera por fidelizar al usuario. Porque las empresas bancarias deben evolucionar hacia…

5-     la banca abierta (open banking) y el pago electrónico P2P

Los bancos tradicionalmente han visto en la protección de los datos de sus clientes un activo importante, por eso siempre se habían negado a ceder datos a terceros. En la actualidad, sin embargo, en EEUU se está impulsando Zelle, una red para proporcionar pagos en tiempo real entre miles de bancos y millones de consumidores. A este lado del Atlántico, la directiva europea sobre servicios de pagos digitales ha impulsado la banca abierta.

Un esfuerzo para potenciar los pagos entre particulares (P2P) en España es Bizum, la herramienta que permite realizar  pagos en tiempo real entre particulares y donaciones a ONGs. Bizum está integrado dentro de las App de multitud de Bancos. Para hacer uso de él, es necesario que el destinatario de la transacción sea usuario del sistema, y basta con conocer su número de móvil, sin necesidad de datos bancarios, y en menos de 5 segundos se le hará la transacción. Determinadas App permiten también utilizar aplicaciones de mensajería como WhatsApp para estas operaciones.

bizum

Conclusión

En definitiva, si usamos tarjetas,  las usaremos con  sistemas contactless (sin PIN, ni firma). Cada vez más pagaremos con nuestro móvil y unas credenciales, en lugar de tener un montón de trozos de plástico en nuestro billetero. O bien usaremos sistemas de pago en línea tipo Paypal. Dispondremos de Apps que unificarán todos nuestros datos financieros para sugerirnos el sistema de pago más ventajoso, sin tener que ir de una aplicación de un banco a otra.

El único paso que nos falta dar para volver totalmente digitales todas nuestras transacciones financieras es que los usuarios sepan manejarse en ese entorno. Y eso es cuestión apenas de una generación. Nos espera un sistema de pagos mucho más virtual, deslocalizado y colaborativo (en cuanto a fintech y bancos respecta). Bienvenidos a la era de la digitalización, también en los sistemas de pago.