¿Sabes cuáles son los dispositivos que más consumen en tu casa? Conocer el gasto energético de tus dispositivos es fundamental para poder implementar hábitos de ahorro. En este artículo hablaremos sobre eficiencia energética y de cómo la última tecnología puede ayudarnos en ello.

La potencia eléctrica ideal

El gasto energético de nuestros electrodomésticos y el consumo que hacemos de ellos repercute sobre nuestra factura eléctrica. Pero también hay otros factores a tener cuenta que elevan el montante final del recibo, como la potencia eléctrica. Muchas veces, al contratar la luz, no nos paramos a pensar en cuál es la potencia que nuestro suministro necesita realmente para que los electrodomésticos funcionen sin que “salten los plomos”, es decir, sin que se active el ICP (Interruptor de Control de Potencia), y al mismo tiempo, sin contratar más de la que necesitamos, ya que cuantos más kW se instalen, más se paga en el término fijo de la factura. El trámite en sí es muy sencillo, ya que podemos contratar la luz por vía online o con una simple llamada, pero debemos pensar antes en qué es lo que nos conviene. Tienes una descripción de e los pasos a seguir para dar de alta la luz en esta página, que te invitamos a leer.

Para saber qué potencia contratar, podemos calcular el gasto energético de nuestros electrodomésticos, utilizar una calculadora de consumo energético o llamar a un técnico, aunque lo cierto es que la mayoría de hogares tienen potencias eléctricas contratadas entre 4,6 y 6,9 kW. Las empresas como Iberdrola o Endesa disponen de servicios de atención al cliente desde donde puede pedirse asesoramiento al respecto, por ejemplo, para darse de alta en Zaragoza, o cualquier otra localidad. Además, también se puede contratar una tarifa o realizar trámites desde las oficinas comerciales de HolaLuz, Podo o Endesa en Zaragoza, para seguir con el mismo ejemplo.

Tecnología para la eficiencia

El ahorro energético es muy parecido al ahorro económico, y de hecho está relacionado. De la misma forma que evaluamos cuáles son nuestros ingresos y nuestros gastos para comprobar si tenemos un “déficit” en nuestra economía doméstica, podemos evaluar también el gasto energético de nuestros dispositivos. Normalmente todos los aparatos o electrodomésticos poseen una etiqueta con el consumo máximo que realizan en un tiempo determinado. Los nuevos electrodomésticos deben incluir una etiqueta de eficiencia energética que indica el consumo que realizan durante un año, con una nota que mide su eficiencia. De esta forma podemos seleccionar los electrodomésticos según su gasto energético y priorizar aquellos que consuman menos.

Una gran forma de ahorrar es aunar una tarifa interesante, como la tarifa de discriminación horaria, con la que pagamos menos por la luz si concentramos nuestro consumo por la noche, y la tecnología domótica, programando los electrodomésticos para que se activen a por la noche, o las persianas y estores para que suban o bajen a una hora determinada para que aprovechen al máximo las horas de sol, y de esta forma optimizar la temperatura interior y ahorrar en calefacción. 

Por otro lado, existen muchos electrodomésticos que consumen energía estando en stand by o simplemente conectados. Gracias a los enchufes programables podemos apagar ciertos aparatos, como el calentador de agua para que deje de trabajar a partir de cierta hora en la que nadie va a tomar una ducha. 

Si quieres seguir informándote sobre Apps e Internet de las Cosas para el ahorro energético, te invitamos a leer este artículo. Y recuerda que gracias a los últimos avances, así como a las normativas europeas sobre eficiencia energética, disponemos de una posibilidad real de conseguir un gran ahorro energético en nuestro hogar.