Últimamente el uso de contraseñas seguras en internet ha vuelto a pasar a un primer plano debido, en parte, a las muchas filtraciones que han salido a la luz en los últimos meses. Seguro que en muchas ocasiones os han hablado de la importancia de tener una contraseña segura y distinta para cada uno de los servicios web en los que tengáis cuenta por eso os daremos unos consejos para que esto no sea un verdadero quebradero de cabeza.

¿Qué es una contraseña segura?

Antes de empezar a hablar de cómo recordar o almacenar nuestras contraseñas es importante recordar cómo crear nuestra contraseña lo más segura posible. Los consejos básicos que siempre nos suelen recordar son que usemos contraseñas largas, combinando números, símbolos y letras, preferiblemente mayúsculas y minúsculas. También es importante que no uses datos personales, una contraseña con tu nombre y tu fecha de nacimiento puede ser larga y contener letras, números y símbolos, pero esto solo hace que sea difícil de descifrar por un ordenador a base de prueba error, una persona que te conozca podría adivinarla.

 

Cómo creo mi contraseña segura

Siguiendo los consejos de antes parece que para crear una contraseña segura solo tenemos que teclear sin sentido en el teclado hasta que salga algo parecido a esto 00%&”·&SDFAcachk-r.

Lo más importante de las contraseñas, sin embargo, es que seamos capaces de recordarlas, de nada sirve tener una contraseña indescifrable si luego no vamos a ser capaces de usarla cuando lo necesitemos. Para que esto no nos pase tenemos dos opciones, la primera de ellas sería usar un gestor de contraseñas como por ejemplo los que vamos a ver luego. La segunda opción, que es la que yo utilizo, consiste en crear las contraseñas siguiendo un patrón. Por ejemplo, siguiendo estos pasos:

  1. Pensamos en una frase fácil de recordar, el estribillo una canción, una cita de un libro, etc… por ejemplo: Es importante que siempre usemos contraseñas seguras
  2. Nos quedamos con las iniciales de cada palabra: Eiqsucs
  3. Añadimos un número para darle complejidad: Eiqsucs25 Este es un buen punto de partida.
  4. Para que las contraseñas de cada servicio sean siempre distintas podemos poner el nombre del servicio o algún elemento distintivo. Añadiremos un símbolo entre la base que tenemos y esto último. Por ejemplo, usaríamos
    1. Eiqsucs25_Apple o Eiqsucs25@ManzanaMordida para la cuenta de Apple
    2. Eiqsucs25&Twitter o Eiqsucs25$PajaroAzul para la de twitter
  5. Si queremos darle aún más complejidad a nuestra contraseña podemos, por ejemplo, contar el número de caracteres que tiene hasta este punto y añadirlo al final.
    1. Eiqsucs25_Apple15
    2. Eiqsucs25@ManzanaMordida24
    3. Eiqsucs25&Twitter17
    4. Eiqsucs25$PajaroAzul20

Siguiendo estos pasos hemos terminado con unas contraseñas largas y suficientemente complejas para que no sean capaces de descifrarlas ni las personas ni los ordenadores. El único problema es que nos arriesgamos a que alguien averigüe nuestro patrón y sea capaz de descifrarlo, para estos casos lo mejor es complicar el patrón lo más posible para ponérselo difícil al que quiera intentarlo. Por ejemplo podríamos escribir el nombre del servicio al revés o usando la letra de al lado en el teclado de manera que TWITTER a RETTIWT a TRYYOET

Gestores de contraseñas

Como comentábamos antes existe otra posibilidad que es usar unos programas llamados gestores de contraseñas que básicamente son listas donde se almacenan lEjemplo generador de contraseñas LastPassas cuentas y contraseñas que tenemos para los diferentes servicios. La mayoría de ellos también permiten la opción de generar contraseñas aleatorias sin que nosotros tengamos que preocuparnos por nada. Lo único que tendremos que hacer es recordar la contraseña maestra que nos da acceso al programa.
Actualmente existen gran variedad de gestores de contraseñas dependiendo de nuestras necesidades, los hay que almacenan las contraseñas en la nube, otros son aplicaciones para los dispositivos móviles o para ordenadores. Algunos incluso se integran con las aplicaciones y son capaces de rellenar automáticamente los formularios de acceso. De todas las alterna
tivas, los más comunes son: LastPass, KeePass libre y con aplicación para dispositivos Windows (aunque hay desarrollos multiplataforma de terceros) y 1Password, de pago, en un principio diseñado para dispositivos Apple pero actualmente tiene aplicación para Android y una beta para Windows.