Es la app por excelencia, el servicio de mensajería más usado, y también una red social en sí misma. Sin embargo, ha habido importantes críticas a WhatsApp por el uso que hace de los datos, sobre todo desde que fue absorbida por Facebook. Y también se han criticado ciertas limitaciones en sus funcionalidades. En su conjunto, todo esto ha hecho que cada vez más gente reemplace WhatsApp por Telegram. Hacemos una comparativa de WhatsApp vs. Telegram para explicar por qué.

Si bien ambas apps tienen ventajas e inconvenientes, recientemente ha pasado a primer plano el aspecto de la privacidad, y el uso que hacen de los datos ambas aplicaciones:

La polémica del cambio en las condiciones de WhatsApp

En enero de 2021 WhatsApp planteaba un cambio en sus condiciones que entraría en vigor el 8 de febrero, lo que provocó que muchos usuarios se cambiaran a Telegram. Debido a ello, WhatsApp pospuso el cambio al 15 de mayo. Aun así, en mayo hubo altas masivas en Telegram (hasta 25 millones en 72 horas).   La aceptación de este cambio en WhatsApp era obligatoria, si el usuario no quería ver drásticamente restringidas las opciones de la app. Sin embargo, sí es cierto que la aplicación de las nuevas condiciones ha resultado diferente en distintas zonas del mundo.

WhatsApp, según su política de privacidad actual, puede compartir con Facebook datos como:

  • Información de registro (incluyendo el número de teléfono).
  • Datos de operaciones.
  • Información relacionada con el servicio.
  • Tipo de interacción del usuario con otros usuarios (incluyendo empresas), por ejemplo para identificar spammers.
  • Dispositivo móvil.
  • Dirección IP.

Sin embargo, se hablaba también de que podría compartir datos necesarios para, por ejemplo, ofrecer anuncios  más adecuados en Facebook o incluso se llegó a plantear si  esto podía afectar a los datos personales.

Cambio en las condiciones de WhatsApp en Europa

Finalmente ha quedado claro que esos cambios apenas afectan a los usuarios de región europea, dado que el RGPD, una norma legal muy restrictiva en materia de protección de datos, no lo permite. Por tanto, solo ha afectado realmente a usuarios en el resto del mundo, quienes sí han tenido motivos para reemplazar WhatsApp por Telegram.

Los cambios han afectado a usuarios europeos en lo referente a la compartición de datos con Facebook de manera muy limitada. En ningún caso se comparte  información personal ni para mejorar productos de Facebook o los anuncios en esta plataforma. Esto último  solo podría darse si el usuario interactúa con una cuenta de empresa que también está presente en Facebook, si la regulación vigente lo permite, y previo aviso, como se podía leer en la actualización de condiciones  del 15 de mayo.

Sin embargo, a nivel de compartir datos en lo que respecta a la experiencia con los productos de Facebook o los anuncios  en dicha plataforma, según dice su política de privacidad en lo que respecta a usuarios europeos, de momento, la situación es esta:

Actualmente, WhatsApp no comparte tu información personal con Facebook para mejorar tus experiencias con los productos de Facebook ni proporcionarte anuncios más relevantes en esa plataforma. Este es el resultado de las conversaciones que se mantuvieron con la Comisión de Protección de Datos de Irlanda y otras autoridades de protección de datos de Europa. 

Veamos ahora cinco características técnicas en cada una de las dos apps:

1. WhatsApp vs. Telegram: el tipo de cifrado

El cifrado en el caso de WhatsApp es el denominado Signal, de   extremo a extremo. Esto quiere decir que ni los propios empleados de WhatsApp pueden ver el contenido de los mensajes.

El cifrado en Telegram es MTProto, o bien Mobile Transport Protocol. Es decir, aunque es un cifrado de calidad, no impide técnicamente que la compañía vea el contenido de los mensajes.

Telegram contratacó al cifrado extremo a extremo de Facebook con una función llamada “chats secretos”: Estos chats se solicitan en la aplicación por parte de los usuarios. La principal ventaja para la privacidad es que Telegram no puede verlos. Por otra parte, no se permite capturar pantallas ni el reenvío, cuando se solicita su eliminación se hace en ambos lados y se puede programar la destrucción de los mismos en un tiempo (de 1 segundo a 1 semana). En estos casos información no se almacena en la nube, solo en los dispositivos de los usuarios, por lo que en principio no hay copia de seguridad de la misma. El resto de los chats son almacenados por Telegram en la nube.

Hay otra importante ventaja respecto a la privacidad en Telegram, y es que mientras que en WhatsApp es imprescindible el teléfono, Telegram puede separar la cuenta del mismo. Esto quiere decir que para chatear con alguien en Telegram no es necesario revelar tu número de teléfono.

Pero es cierto que el cifrado de extremo a extremo de WhatsApp resulta en general más respetuoso con la privacidad que el de Telegram (quitando los «chats secretos»), y es quizá la única funcionalidad técnica en la que WhatsApp resulta mejor.

2. WhatsApp vs. Telegram: el número sí importa

Un motivo para que muchas organizaciones hayan elegido Telegram en lugar de WhatsApp es el número de usuarios posibles en los chats grupales. Mientras que WhatsApp está limitado a 256, Telegram permite hasta 200.000 miembros, lo cual hace que sea claramente mejor Telegram.  Por otra parte, en las videollamadas grupales, que se volvieron muy necesarias durante la pandemia, Telegram permite hasta 30 usuarios, frente a los 8 usuarios a los que amplió WhatsApp el año pasado. Por tanto, Telegram supera a WhatsApp en el número de usuarios de sus diferentes funciones. Si analizamos el número de usuarios desde el punto de vista de las funcionalidades, está claro que es mejor la app azul. Las organizaciones que quieren una app para compartir comunicaciones y cuentan con muchos usuarios prefieren lógicamente Telegram.

Pero donde WhatsApp gana por goleada es en el número global de usuarios. Es decir, WhatsApp tiene cuatro veces más usuarios que Telegram (más de 2.000 millones, frente a  Telegram, que solo supera los 500 millones). Y de nada sirve que la aplicación sea mejor, si el usuario con el que quieres hablar o chatear no dispone de ella.

WhatsApp vs Telegram

3. WhatsApp vs. Telegram: ¿qué se puede adjuntar?

Ambas permiten compartir fotos, vídeo, música, ubicación, clips de voz, contactos y documentos. Sin embargo, Telegram tiene además la posibilidad de compartir encuestas (en los grupos) y cualquier archivo hasta 2GB (WhatsApp está más limitado) y lo almacena en la nube para siempre. En este apartado es claramente mejor Telegram.

4. WhatsApp vs. Telegram: chatear desde el ordenador

Por último, hay una funcionalidad que es también muy diferente en ambas aplicaciones. Si quieres chatear desde un PC (lo que resulta más cómodo en determinados casos), la funcionalidad WhatsApp Web está limitada por la asociación de WhatsApp con el terminal móvil, también en la versión para empresas WhatsApp Business. Es decir, puedes activarla en varios ordenadores, pero no simultáneamente, porque si funciona en uno no funcionará en otro. Telegram, por su parte, es un servicio en la nube que no depende del terminal móvil, por lo que cuenta con una aplicación para ordenadores que puedes instalar en todos los que desees.

5. WhatsApp vs. Telegram: personalización de la aplicación

Mientras que WhatsApp permite utilizar un tema oscuro y cambiar el fondo, con Telegram puedes hacer prácticamente de todo, desde cambiar los colores a tu antojo hasta elegir entre varios temas diferentes. Los widgets de Telegram son mucho más versátiles que los de WhatsApp, porque la aplicación llegó más tarde y su tecnología es por tanto más moderna.

Conclusión

Por tanto, no es tanto una cuestión de la polémica por los cambios en la política de privacidad.  Ya hemos visto que finalmente apenas han afectado en Europa y por tanto no harían que WhatsApp fuera peor en el caso de los usuarios europeos. Es también que  en la comparativa WhatsApp vs. Telegram , en la mayoría de las funcionalidades Telegram se revela como una app mejor diseñada y más versátil. Frente a ello, la gran baza de WhatsApp es, básicamente, que llegó antes (2009, frente a 2014 en el caso de Telegram), por tanto lleva ya un camino recorrido que la hace mucho más popular que su contrincante. Será muy difícil que Telegram alcance a WhatsApp algún día en número de usuarios. Pero, mientras tanto, cada vez más usuarios optar por tener las dos. Y WhatsApp debe tener mucho cuidado con sus condiciones de privacidad y lo que hace con los datos de sus usuarios. Los cambios de mayo ya han marcado una diferencia para los usuarios no europeos. Un cambio de esta envergadura en el futuro puede hacer que muchos más usuarios elijan desinstalar el icono verde de su teléfono y optar para siempre por el azul.

Artículo  elaborado por Pedro Alcoba González, especialista en comunicación y responsable de Marketing Digital en las  Webs de Extra Software.

Comparativa WhatsApp vs. Telegram